Home
Contacto
Marino Restrepo
Gloria Polo
Padre Carlos Cancelado
Fernando Casanova
Hanns Myhulots
Jesus Quintero
Matilde Oliva Arias
Eduardo Verastegui
Mario st Francis
Ricardo Castanon
Ing. Benjamin Sepulveda
Francisco y Josefa
Rafael Flores
Aracely Sanchez
Martin Valverde
Amada Rosa Perez
Catalina Rivas
Tim Staples
Ex-Abortistas
Bosco Gutierrez Cortina
Amparo Medina
Betty Rodrigo
Diego Londono
David MacDonald
Joe Eszterhas
Padre Corapi
Lianna Rebolledo
Karyme Lozano
Celines
Son By Four
Steven Scheier
Maria Vallejo Nagera
Padre Donald Calloway
Monte Waddill
Doug Gonzales
Chase Hilgenbrinck
Ex ministros protestantes
Maria Teresa Martinez Vallvey
Alicia Losada
Alexander Acha
Ex Satánico
Brian Head Welch (ex Korn)
Charlene Cothran
Manuel Capetillo (hijo)
 

Padre Donald Calloway


TESTIMONIO VIVO Y MÍSTICO SOBRE LA MISERICORDIA DE DIOS Y NUESTRA SEÑORA DE MEDJUGORJE - POR DEL PADRE DONALD CALLOWAY. 


Lamentablemente, no hay videos en español. Lo que hice fue traducir un testimonio en inglés.
Te invito a leerlo! Vale mucho la pena! 



"En 1992 mi vida cambió drásticamente", dice el Padre Donald Calloway. "Tuve una experiencia de conversión profunda después de tocar fondo."

Y fondo de verdad! Ahora, con 31 años quien se desempeña como asistente del rector del Santuario Nacional de la Divina Misericordia en Stockbridge, Massachusetts, el Padre Calloway había sido un joven fuera de control que se encontraba inmerso en todo, desde el abuso de drogas al robo.

"Yo había pasado por todo lo que un niño podría hacer hasta la edad de veinte años," él dice. "Mi madre se había casado tres veces y no teníamos religión. La familia era muy hedonista. Hubo una espiral descendente en mi vida."

Todo comenzó en Virginia Beach – por su padrastro en el ejército - y continuó cuando la familia se mudó a California. Drogas, sexo, fumar y beber - todo a la edad de 11 años. "Es una escalada hasta el punto de salirse de control", ahora cuenta. "Nos mudamos cerca de Los Ángeles. Después a Japón. Esto sacudió mi mundo."

Desarraigado así de forma continuada de sus amigos y su entorno, el joven Donald Calloway había decidido enseñar una lección a sus padres. Tan pronto como llegaron a Japón, se convirtió en un "infierno" para ellos. Se relacionó con gente equivocada y empezó a usar "increíbles" cantidades de drogas - el opio, la heroína, el alcohol todos los días, incluso la inhalación de los vapores de la gasolina.

Eso llegó hasta la base militar así que huyeron a un país extranjero, cometiendo delitos - robo de "enormes cantidades" de dinero, coches, ciclomotores. Incluso se involucró haciendo recados para los japoneses de la "mafia" (Yakuza).

"No tenía ninguna preocupación por nada ni nadie", dice el Padre Calloway, cuya madre sufrió una crisis, llegó a consultar a un sacerdote, y se convirtió al catolicismo - algo joven, Donald no sabía nada. También se vio obligado a regresar a los EE.UU. La policía interceptaron incluso los teléfonos de la base militar para tratar de conseguir al joven, y finalmente aprehendieron. Cuando lo hicieron, Calloway escupió en la cara de uno de los policías militares. A estas alturas tenía 15 años con el pelo largo y una boca muy sucia - tan salvaje que estaba encadenado y fue deportado.

Lanzado fuera de Japón, Calloway regresó a los Estados Unidos, donde le dijo a su madre que él la odiaba, pero accedió a entrar en un centro de rehabilitación. En poco tiempo se escapó de allí y volvió a las drogas en una escala aún más grande. La heroína, crack, LSD, estimulantes, tranquilizantes. Y entonces las chicas. "Llegó un punto en el que inicié la "Gran Muerte " y que viví en lugares como el tronco de un árbol", recuerda el sacerdote. "En Louisiana, terminé en la cárcel. Fue un caos absoluto".

Estaba abadonado, con el pelo hasta la cintura, tatuado. Se trataba de "un ciclo de vida hacia la muerte." Hubo otro intento de rehabilitación, pero por supuesto, que no alcanzó finalizar exitosamente. De hecho, el consumo de drogas se hizo aún más pesado nuevamente.

"Entonces, una noche en 1992 supe que mi vida cambiaría radicalmente, de que algo iba a suceder en mi vida a causa de un cambio radical", dice. "Sabía que algo iba a suceder. Algo iba a suceder."

Fue esta súbita y poderosa intuición peculiar que le cambió la vida - un sentimiento tan poderoso que él rechazó las llamadas de amigos para salir de fiesta como lo hacía todas las noches. Todavía tiene problemas para explicar exactamente lo que sucedió ¿Las oraciones de una madre?

Durante un tiempo Calloway se mantuvo en su cuarto en espera de este desconocido "algo" que debía llegar, luego fue a la sala en busca de una revista o un libro para leer mientras esperaba, guiado por un sentimiento interio. "Quería ver una especie de revista con fotos mientras yo estaba esperando, algo así como National Geographic, con fotos, y me fui por ahí y había un libro que me llamó la atención", dice. Tenía escrito: “La Reina de la Paz, Visitas a Medjugorje".

Era un libro sobre el lugar de las apariciones en Bosnia-Herzegovina por el padre Joseph A. Pelletier y Calloway no podía comprender lo que significaban las palabras, porque estaba en un idioma extranjero. Él en las fotos vio a seis niños mirando a la nada. Se preguntó si los videntes habían tenido una aparición - algo de lo que nunca había oído hablar. Leyó el título y dijo que estaban buscando a la "Virgen María". Estaba tan poco familiarizado con la religión que no tenía idea de quién era la “Virgen”. "Creo que Jesús fue como Santa Claus", recuerda. "Yo era una pizarra en blanco". Siguió viendo más imágenes, y vio otras palabras, como el Rosario, la comunión y la Eucaristía, sobre los cuales tenía una idea muy vana.

Estaba en lenguaje católico, pero él comenzó a leerla con avidez. No podía dejar de leerlo. "Leí el libro entero antes de las 3:30 o 4 de la mañana", dice. "Me comí ese libro como si fuera la vida. Lo consumí. Y me dije, 'Eso es verdad. Todo en ese libro es cierto." Ella decía que Jesús era Dios, y pensé, todo lo que dice es verdad. Parecía tan hermoso y perfecto. Ella cautivó mi corazón. Y Donald dijo entonces: 'Yo me entrego totalmente a esta mujer. "

El joven se dirigió a su madre a la mañana siguiente y le dijo que quería ver a un sacerdote. Ella se sorprendió. Conocía a un capellán de la base, y ahí es donde terminó yendo - saltando de alegría como un niño pequeño con su pelo largo que aún conservaba.

Cuando Calloway se encontró con el capellán de la Armada, el sacerdote le dijo que fuera a la iglesia y se sentara mientras decía misa, y luego hablaría con él. Donald hizo lo que se dijo, a la espera con un pequeño grupo de mujeres filipinas recitó una oración repetitiva - por supuesto, era el Rosario. Luego llegó el momento en que cambió su vida. El sacerdote se cambió de ropa. Calloway pensé que era algún tipo de rito No tenía idea de lo que estaba pasando. "Me sorprendió. Todas estas mujeres se arrodillaban y ponían de pie al mismo tiempo."

Pero acaba de hacer clic. De repente, este joven - adicto a las drogas, fuera de control - "sabía" lo que estaba pasando, que lo que estaba ocurriendo era una "verdadera" re-presentación de lo que había sucedido hace 2000 años atrás, y que lo estaba viviendo. "Se paró el tiempo", dice. "Me vi en el Calvario con la contemplación de los fieles el sacrificio del cordero." Todo en él lo cautivó. Sintió la presencia de Cristo - sabía que estaba allí – como un sacerdote.

Él tenía veinte años, va el 21, y "todo lo que sabía era que yo estaba locamente enamorado de Dios y nuestro Salvador."

Tanto lo tocó esta experiencia de la Misa que el joven Calloway se sintió preparado para ir de puerta en puerta contando a todos sobre esto. El entusiasmo explotó. Después de la misa se fue a casa, destruyó todos sus posters, agarró varias negro bolsas de basura grandes, y se deshizo de casi todo en su habitación - Sustituyó todo con una foto del Papa y otra del Sagrado Corazón de Jesús, que el sacerdote le había dado (junto con un crucifijo).

"No recuerdo haber dicho una oración en mi vida", dice de su regreso a su habitación. "Miré el libro, los seis niños, que estaban de rodillas con sus manos juntas, y yo hice lo mismo. No tenía idea de cómo funcionaba. Yo no sabía lo que iba a ocurrir a continuación . Mis ojos se centraron en la imagen del Sagrado Corazón y mientras miraba la imagen sabía que algo dentro estaba en mí y era el Dios-hombre colgado en la Cruz - y que todo lo que la Santísima Virgen María dijo era para gente como yo.

"Yo lloraba profusamente. Podría haber llenado un balde. Yo estaba tan arrepentido de las cosas que había hecho. Todo vino a mí a la vez. Sentía como si todos los líquidos de mi cuerpo salieran de mis ojos. Sin embargo, al mismo tiempo Yo sabía que había esperanza, y yo estaba llorando lágrimas de alegría. Casi reía. Yo sabía que este Jesús murió por mí y me amaba.

"Después de mucho tiempo me recosté en la cama y por primera vez en años me sentí libre. Una paz increíble se apoderó de mí. Algo me pasó a mí que yo no sé cómo explicarlo. Cuando estuve a punto de dormir, algo vino detrás de mí y tiró de mi cuerpo. Mi alma o espíritu o lo que salía de mi cuerpo. No podía decir nada, no me podía mover, espiritualmente lloré, me aterroricé de miedo. La única persona que conocía era a María, entonces grité con toda mi alma “¡María!” - y de repente me empujaron de nuevo en mi cuerpo con la fuerza del universo sobre mí y oí la voz femenina más hermosa que he escuchado y haya oído, diciéndome: "Donnie, estoy tan feliz. '

"Nadie me ha llamado Donnie, sólo mi madre", señala. "Fue increíble".

Y esto fue lo que vino a continuación:

Al instante, Calloway había perdido el deseo de seguir en todos sus vicios - los pensamientos impuros acerca de las mujeres y cigarrillos. No hubo más deseos de hacer todo lo que había estado haciendo! "Dios simplemente me cambió, y fue increíble", dice. "Cristo me abrumó con su amor". “Después de esto, vivía en la iglesia, recitando las estaciones de la Cruz hasta que la misa se llevara a cabo, incluso dormía en las bancas. Empecé a recitar el Rosario, llevaba un escapulario, leyendo todo lo que podía de los santos".

Él dice que experimentó en su ser una sobrenatural "infusión de conocimiento" sobre la fe católica y se convirtió en un plazo de nueve meses.

Poco después, se unió a los Marianos de la Inmaculada Concepción y discernió la vocación sacerdotal.

Después de terminar el seminario en un mes de septiembre, finalmente llegó a Medjugorje - donde pronunció la homilía con cuarenta sacerdotes que se unieron a él en el altar. "Lo único que sabía era que yo amaba a Jesús", dice. "Me encantó cada minuto de Medjugorje. Voy a volver en marzo. Es el borde del cielo, maravilloso". En el seminario, dice, la mayoría de sus compañeros habían estado también allí. "Nuestra Señora es la construcción de este ejército, esta nueva generación, capa por capa. Rango tras rango están saliendo de los seminarios a tomar sus lugares. Hay toda una generación de sacerdotes que viene, y son igual que yo. Tiene sentido . Siempre le digo a la gente, prepárense, porque viene una parroquia cerca de ti. Sólo hemos conocido un Papa, y él es un santo. Hemos sido formados por la Virgen María y sus apariciones. Muchos de los chicos que yo conocía en el seminario, amaban cosas como Medjugorje o Betania o Amsterdam o Kibeho. Ellos no tienen problemas con él. La verdad muerde como un tiburón, y van a estar enseñando en los seminarios. Ellos van a estar en las parroquias. Un cardenal dijo que si no fuera por Medjugorje, habría apenas seminaristas. Yo lo comparo con Guadalupe. "

El infierno se abren en la Iglesia opina, Calloway, debido a la falta de énfasis en tanto María  como en el Santísimo Sacramento. "Tú sacas la Eucaristía, y le quitas la pasión a un sacerdote, y su comprensión de quién es él", dice. "Y cuando María fue menospreciada – como una hermana nada más – se quitaron vocaciones sacerdotales. Tenemos que ir en contra de eso..."

Los homosexuales en la iglesia son el resultado, según él, de una deformación del diablo en los sacerdotes y seminaristas. "Sin María, hay una falta de sensibilidad, entonces buscan de una manera nueva", afirma. En la cultura actual, dice el Padre Calloway:... "No estamos en el Reino de los Cielos, vsino que vamos de nuevo a Sodoma y Gomorra, y allí estamos. Es mejor prepararse para la disciplina del Padre que nos ama, y porque nos ama, Él nos va a castigar. " Con los jóvenes, el problema más grande es la indiferencia, señala - la actitud de “lo que sea, todo está bien” ¿Qué es lo más importante que los padres pueden hacer?

"Lo mejor que un niño puede ver en los padres es, para un hombre, ver a un padre de rodillas", dice el Padre Calloway. "Esa es la fuerza. Cuando un hombre está de rodillas, que es la estabilidad. Cuando un niño ve eso, es una declaración confesional. Se dice mucho. Y cuando ven a una mamá y un papá ser amables y cariñosos el uno al otro, también es importante -muestra bondad hacia los demás".

En cuanto a su conversión, el Padre Calloway señala: "No hay accidentes en la vida. Todo sucede por una razón, porque son los planes de Dios Padre." Y en cuanto a Nuestra Señora de Medjugorje: sin ella, dice, "Yo podría estar muerto."

 
EN SU ADOLESCENCIA..........





AHORA...........




¡Dios te bendiga y María te proteja! 


82928 visitantes (139480 clics a subpáginas)
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=